Welcome to Chemistry's world
 

MERCADERES DE LA EDUCACIÓN

Jairo Arciniegas Villarreal

 

El mercado de la corrupción siempre está abierto”

Proverbio árabe

 

“Quienes creen que el dinero puede hacer cualquier cosa, acaban por hacer cualquier cosa por dinero”

Voltaire

 

Existen maestros (?) que creen que entregándole el alma de los padres de familia a las editoriales, se construye conocimiento; también existen centros educativos que para ganar la benevolencia y dádiva de las editoriales, EXIGEN mediante “lista de útiles y textos escolares” un sin fin de textos de una editorial “X”, que sólo favorecen las cómodas rutinas de trabajo del maestro, y usan como pretexto -para que el padre los compre-, que el niño está “atrasado” porque no tiene libros “guías”. La presión es mayor si el colegio vende los textos y, peor aún, si los vende el maestro hasta saca a los estudiantes de clases (o los regresa para la casa) por no tener material con que trabajar.

 

Hay que recordarle a estos entes que los textos deben ser de consulta, por lo tanto, cualquier texto de la asignatura y grado correspondientes que el estudiante adquiera, es válido; ya que lo que construye conocimiento es la diversidad (y confrontación) de ideas y posturas, más no la uniformidad y mecanicidad de las actividades a desarrollar, elaboradas desde otro contexto por alguien que no conoce las condiciones y las necesidades de cada región. 

 

El costo (exagerado por cierto) de los textos adquiridos, no garantiza el aprendizaje.  Más sí lo hace la contextualización que el maestro haga de los temas, a partir de lo que el estudiante conoce o consulta, y mejor aún, sí para complementar la lluvia de ideas que pueda generar la diversidad de textos, el maestro conduce el aprendizaje mediante situaciones problema de la cotidianidad, creadas por él a partir de las inquietudes de los estudiantes, convirtiendo éstas en material de trabajo.

 

Para estos casos no hay seguimiento por parte de los encargados de las Oficinas de Control, Inspección y Vigilancia del Servicio Educativo; dado que ellos están más pendientes de los recursos de “Calidad Educativa” y de qué negocio hacer con las “bondadosas” editoriales o cuántos salones pintar, o cómo gastar el dinero de tal forma que quede algo... aunque la inversión no sea la prioridad uno A para la prestación del Servicio Público Educativo, que de cumplir con las funciones del cargo por el que cobran injustificadamente sueldo, sobresueldo o bonificación y hasta viáticos.

 

El Gobierno Nacional enfila baterías cada día para recortar aún más el presupuesto para educación y, quienes legislan para el sector educativo (nunca han pisado, ellos o sus hijos, un aula de clases en un colegio oficial colombiano), aprueban normas que sólo sacrifican la educación, la privatizan y disminuyen la inversión social del estado con el fin de garantizar y aumentar los recursos para la guerra.

 

Los entes territoriales niegan los derechos económicos a los trabajadores del sector educativo y aconsejan demandar (recomendando el abogado que da mordida) para generar una cadena alimenticia de coimes, abogados, jueces, gobernantes y...

 

Lo único que queda a los padres de familia ante esta jauría de mercaderes de la educación (a menos que vendan su última gota de sangre a los vampiros del capital) es decir: ¡Oh!, y ahora, ¿quién podrá defendernos?






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:

Jairo Arciniegas V
Lic. Química y Biología
UniCórdoba
Montería - Colombia
Docente
Institución Educativa
"Luís Patrón Rosano"
Tolú - Colombia
Desde la preconcepción hasta la postmuerte somos resultado de procesos químicos.
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
REPRODUCE LO QUE QUIERAS CITANDO LA FUENTE