Welcome to Chemistry's world
 

 

SER ESTUDIANTE HOY
 
“Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito.
Repitiendo todos los días los mismos trayectos”
(Fragmento del poema de Pablo Neruda: Oda a la vida)
 
 
En el mundo de hoy, “lo único constante es el cambio”. Los avances científico tecnológicos, la hipodemanda de empleo y la superoferta de trabajadores, implican la formación de un individuo competente científica, ciudadana y laboralmente apto para enfrentar los desafíos que imponen los estándares de calidad internacional. Por lo que ser estudiante hoy, no sólo exige conocimientos sino mucho sacrificio y algo más.
 
A continuación se tratará de hacer una clasificación de los posibles tipos de estudiantes que encontramos en las escuelas de hoy (teniendo en cuenta su actitud frente a su formación).
 
El estudiante motivado: Aquel que cada día quiere seguir aprendiendo y se siente bien estudiando. Estudia por sus propias razones.
 
El estudiante ausente: Aquel fuera de la realidad, “estudia” sin concentración, su yo corporal está en el aula, pero el yo intelectual está en otra parte. Estudia porque se lo ordenan.
 
El estudiante insensato: Aquel que hay que vigilar para que estudie, quizás tiene la capacidad pero no la voluntad, no se siente motivado a hacer su mejor esfuerzo. Estudia porque no tiene otra salida.
 
El estudiante metalizado: Aquel que asume la impostura con tal de recibir contraprestaciones directas o indirectas. Su contrahecho oscila alrededor del dinero que pueda sacar de sus padres o apoderados, o el que éstos puedan obtener por concepto de subsidios, auxilios u otros. Asiste cuando hay la necesidad. Llega tarde a clase o sale subrepticiamente de la misma. No estudia.
 
El estudiante motivado:
 
·        Tiene un plan de trabajo para cada día y cumple con el plan establecido.
·        Toma apuntes en forma clara y participa en las discusiones de clase.
·        Repasa cada día lo visto en clases tratando de convertir en preguntas las ideas centrales del tema, o esquematiza lo estudiado, para comprender en lugar de memorizar.
·        Reflexiona detenidamente sobre una pregunta antes de contestarla y si tiene dudas consulta o pregunta para superar dificultades.
·        Demuestra interés en el estudio, cuando estudia se olvida de otras actividades.
·        Es responsable de sus actos y afronta las consecuencias de los mismos.
·        Tiene la habilidad de controlar la ira y resolver las discrepancias sin violencia o destrucción.
·        Es puntual y respetuoso.
·        Mantiene en orden su lugar de trabajo.
 
Los estudiantes ausentes, los insensatos y los metalizados tratan de ocultar su irresponsabilidad culpando a otros por su incompetencia, o detrás de un conformismo absurdo, mediante un sin fin de excusas (para la muestra un botón):
 
·        Esa asignatura es muy difícil.
·        Esa asignatura no se necesita para lo que voy a estudiar.
·        A ese profesor no le entiendo.
·        Tengo problemas personales.
·        Es que no tengo tiempo para estudiar.
·        Se me olvidó.
·        Se derramó el chocolate sobre el trabajo, informe o uniforme.
·        Tengo hijos que atender.
·        Pensé que ya lo había hecho o se lo había entregado.
·        ¿Ese informe era para hoy?
·        Así lo he hecho siempre.
·        Así no me lo enseñó.
·        No, pues sí.
·        Se me quedó el cuaderno.
·        Se lo entrego mañana o se lo llevo a su casa esta tarde.
·        Llegué tarde o me dejaron afuera.
·        No me avisaron.
·        Me vine sin comer.
·        Para qué voy a salir al tablero si no sé nada.
·        A mí, lo que me interesa es el cartón o el dinero de la merienda.
·        Hay quienes van peor que yo.
·        Si se gradúa Fulano, me gradúo yo.
 
Para ser estudiante hoy, poseer habilidades no es suficiente, se requiere también de la confianza y la convicción de que sí es posible alcanzar los resultados esperados. Sin la confianza en uno mismo y sin las estrategias adecuadas para enfrentar los retos, las metas se alejan y se genera una sensación de impotencia para afrontar los compromisos.
 
Para ser estudiante hoy, se hace conveniente que:
 
1.   Estudies (por lo menos dos horas) todos los días a la misma hora para que desarrolles el hábito de estudio.
2.   Dediques a las asignaturas que te generan más dificultades el tiempo en que te sientas más descansado.
3.   Repases los apuntes de clase el mismo día de la clase.
4.   Prepares los exámenes con tiempo, no acumules todo para última hora.
5.   Cuando no tengas tareas ni trabajos, repases o te anticipes a leer lo que verás los días siguientes.
6.   No estudies inmediatamente después de las comidas (reposa una media hora). Tampoco comas cuando estés estudiando.
7.   No estudies hasta altas horas de la noche (si hay sueño debes dormir).
8.   Cada sesión de estudio dure unos 50 minutos con períodos de descanso de 10 minutos.
9.   Elimines de tu vocabulario interior la frase “no soy capaz”.
10.               Trates de no evitar o postergar el cumplimiento de los compromisos.
 
Elabora tu horario cada semana (no elabores un plan muy ambicioso) y cúmplelo. No olvides programar el descanso, la recreación y las diversiones. Antes de elaborar el plan de la semana siguiente pregúntate:
 
·        ¿Lo he cumplido?
·        ¿En qué porcentaje?
·        ¿Cuáles han sido las dificultades?
·        ¿Qué modificaciones debo hacer?
 
Recuerda:
 

“Si siempre haces lo que siempre has hecho, siempre obtendrás lo que siempre has obtenido”









Archivo PDF

Cómo estudiar y aprender más en menos tiempo

Actividad






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:

Jairo Arciniegas V
Lic. Química y Biología
UniCórdoba
Montería - Colombia
Docente
Institución Educativa
"Luís Patrón Rosano"
Tolú - Colombia
Desde la preconcepción hasta la postmuerte somos resultado de procesos químicos.
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
REPRODUCE LO QUE QUIERAS CITANDO LA FUENTE